Bienvenidos radiólogos todos y demás ralea

Blog oficioso de la subseccion cabeza y cuello, de la seccion neurorradiologia, del servicio de radiologia del hospital macareno, de Sevilla, claro.

domingo, 24 de julio de 2011

Meningioma del ala esfenoidal






El meningioma del ala esfenoidal es la localización más frecuente entre los meningiomas de la base de cráneo, constituyendo el 18% de todos los meningioma intracraneales.

Clasificación de los meningiomas del ala menor del esfenoides,según Bonnal.

Grupo A: clinoidales.
Se extienden desde la duramadre del seno cavernoso,clinoides anteriores y parte interna del ala del esfenoides. En contacto con nervios ópticos, arteria carótida y sus ramas.

Grupo B: en placa del ala.
Producen hiperostosis ósea y la placa crece en la del esfenoides duramadre del ala y seno cavernoso. La arteria carótida y sus ramas no están afectadas. El nervio óptico puede estar comprimido.

Grupo C: en masa del ala.
Combina los grupos A y B. Son muy invasivos del esfenoides y crecen hacia la línea media y el clivus.

Grupo D: del borde medio.
No invasivos. Inserción dural pequeña. Sin conexión del esfenoides con la arteria carótida ni con los nervios ópticos.

Grupo E: pterional (sutura esfenoparietal).
Parte externa del ala del esfenoides en el límite entre la base y la convexidad. Se hallan en la cisura silviana distorsionando los lóbulos frontal y temporal.

Este sería un caso de meningioma clinoidal. Obsérvese cómo invade el agujero óptico y estrecha la carótida interna derecha a su paso por el seno cavernoso.

lunes, 4 de julio de 2011

Osteoma del seno frontal




No creo que sea necesario poner flechas. Se trata de un osteoma del seno frontal como pone en el título. Es un tumor osteogénico benigno (esto es importante, sobre todo para el paciente), encapsulado, de crecimiento lento, que se amolda a la cavidad que lo contiene. En orden de frecuencia, aparecen en el seno frontal, etmoidal, maxilar y esfenoidal. Es una lesión homogénea, con márgenes bien definidos y sin signos de invasión. En el diagnóstico diferencial habría que tener en cuenta los siguientes: osteosarcoma, osteocondroma, lipoma perióstico osificado (¿eh?) y exóstosis. No, no se me ha olvidado. Si lo encontramos asociado a poliposis intestinal familiar y carcinomas epidermoides en piel tenemos el famoso síndrome de Gardner.

Si se quiere ver en color, pero no recién comidos.